nova1

Los collares de conchas tienen diseño, han dejado de ser un souvenir para los turistas

12/04/2011. 

Montserrat Betanzos y su madre Socorro Cacabelos son las dos primeras collareiras de A Toxa que van a poder exponer el certificado de que el producto que venden en sus puestos es absolutamente artesanal, una labor aprendida de generación en generación y que ahora ya es reconocida gracias a que la directora xeral de Comercio, Nava Casto, se volcó en esta iniciativa. Desde hoy, en sus puestos, van a exhibir la "Carta de Artesanía" oficial

A.TOURIÑO - O GROVE Montserrat Betanzos (O Grove, 1970) y su madre, Socorro Cacabelos, son las dos primeras collareiras que a partir de hoy exhibirán en sus puestos de A Toxa la "Carta de Artesanía" que les otorgó la Xunta, gracias al impulso que a esta pretensión dio la directora xeral de Comercio, Nava Castro. Con ellas se abren las puertas a todo un colectivo que lleva años demandando este marchamo de calidad que permite, por fin, que su trabajo deje de ser considerado una simple manualidad para convertirse en un producto artesanal que cumplió ya más de un siglo de historia.
Montserrat Betanzos representa a la tercera generación de esta familia de collareiras de O Grove, pues ya su abuela vendía este tipo de complementos en las primeras décadas del pasado siglo, como también hace su madre desde los años sesenta. pero ella es el signo de la evolución actual y reconoce que los collares que ahora se fabrican ya no se conciben como un sencillo y barato "souvenir" para turistas sino que cada vez son más reclamados por la población local. "Son un complemento tan armonioso como un cinturón o un bolso. Se puede lucir en la oficina en la que trabajes, un domingo de paseo o en una fiesta"

<< Volver

© Montse Betanzos. 2012